Empresas familiares con visión de futuro.

De una pequeña idea puede surgir un gran emprendimiento,
tal como lo han demostrado muchos de nuestros clientes
que dieron sus primeros pasos en la industria gráfica, con
más ganas que bienes materiales, pero cuya convicción y
perseverancia los ha llevado a ser lo que son ahora, líderes
de mercado en sus países.
Ejemplos tenemos muchos. En Argentina, la imprenta
Akian surgió en el seno familiar de su fundador con la
visión de ser distinguida por su excelencia y calidad,
que hacen que hoy sea reconocida por su exclusividad
y su trabajo boutique en las impresiones. Un rasgo
que ellos describen como parte de su ADN pero que ha
llevado tiempo y un camino marcado por los cambios
tecnológicos, el perfeccionamiento de los procesos y la
profesionalización de los integrantes del clan, que han sido
el pilar fundamental en su desarrollo.
Hagraf ha estado presente en su historia desde el principio,
entregando soluciones para cada uno de sus desafíos, de
la mano como siempre de Heidelberg.
Nos une a nuestros clientes esa pasión por hacer las
cosas bien y mejorar los resultados, como lo ha hecho
también la imprenta Bouzout en Uruguay, quien a través de
cuatro décadas y cuatro generaciones se ha consolidado
gracias a su innovación, apostando siempre por la mejor
tecnología. Un valor que comparte Hagraf, que también es
una empresa familiar y que ha crecido con la inspiración
de dar las mejores alternativas posibles acorde a los
requerimientos del mercado.
Con esa visión es que hoy contamos con un nuevo socio
estratégico, la compañía china Masterwork Machinery (MK),
que acaba de presentar parte de su línea de packaging en
el Open House “Hagraf Packaging Days” en Argentina.
Con la presencia de destacados clientes de Argentina y
visitas de Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia el evento fue
una clara muestra de cómo hemos crecido y fortalecido
nuestra búsqueda permanente de nuevas alternativas que
beneficien a los clientes.

Revista Digital